Los “brixels” son una especie de ladrillos fabricados con una cara opaca, otra cara con un espejo y un  led interior, que se pueden programar y controlar desde un teléfono móvil.

La instalación resulta en un muro que puede interactuar con los visitantes de la instalación, y con un efecto un tanto misterioso